Querida alma bella, bienvenida a mi hogar, que es el tuyo.

Igual que si de mi casa se tratara, este espacio habla de mí, de lo que creo, siento y pienso, de lo que Soy. De mis experiencias y cómo las afronto… De mi descubrirme como forma de Vida.

Compartir es Amar, me dijeron una vez… Y la verdad que tiene todo el sentido, porque mi mayor nivel de comprensión, felicidad y plenitud siempre ha estado vinculado al hecho de compartir con otros mi Ser.

Unirme a ti, en este camino, sólo tiene un propósito: que recordemos juntas el Amor que Somos. Si te has sentido inclinada a visitar este espacio, quizás tú al igual que yo, estés buscando experimentar más y más nuestra esencia, quizás estás buscando algo que aún no te has dado cuenta que tienes y necesitas que alguien te lo recuerde… Si es así, deseo de corazón que este encuentro, te sirva para que recuerdes tu propia sabiduría interna, tu propio estado de plenitud que está presente aquí y ahora para ti.

Gracias por Ser, y por llamar a mi puerta, toma lo que quieras, estás en tu casa.