De qué va eso de “acompañar”? Muchas personas me preguntan esto cuando les digo que acompaño a personas en sus procesos vitales de crecimiento, cambio y transformación. Siempre enmarco el acompañamiento en esa delicada línea que hay entre el “ayudar” y el “caminar al lado de…”...

Cuando en la relación se cae la búsqueda del placer, cuando en la relación ya no se huye del dolor que surge, cuando simplemente estás presente y abierto totalmente a lo que viene a través de ti, el encuentro con el otro se vuelve SAGRADO. Ésta intimidad se vuelve un espacio de meditación, y es muy bonito, porque ahí no hay nada que no pueda ser acogido....

Fayna: Cuando tú tienes la experiencia de que puedes hacerte cargo completamente de ti mismo entonces puedes ser consciente de que el otro también puede hacerse cargo completamente de si mismo. Y eso te da la comprensión instantánea de que no puedo hacer sufrir al otro....

A raíz de lo que tú me compartías, donde me decías que “esto se supone que no debería sentirse así” “se supone que una pareja cuando se encuentra y se enamora pues se siente bien, se siente feliz”, “cuando dos personas se enamoran se supone que se tiene que crear un espacio de deseo, de querer estar la una con la otra, ¿no? eso es lo normal”…...

Lo que compartía antes en torno a tu estado de sufrimiento es eso, es que, es tratar de conciliar, tratar de casar la relación especial con el amor. La idea de pareja con el amor. Y lo que yo observo es que es totalmente excluyente. Porque el amor es un estado de Ser de total y absoluta libertad. De total y absoluta aceptación de lo que es. De total inclusión....

Nick: Entonces, se podría deducir también, que aunque una relación sea “monógama”, en realidad todas las relaciones son relaciones abiertas. Fayna: Es que toda relación es una relación abierta porque toda relación es una relación con lo que es...