No Puedes Hacer Sufrir a Nadie

No Puedes Hacer Sufrir a Nadie

Fayna: Cuando tú tienes la experiencia de que puedes hacerte cargo completamente de ti mismo entonces puedes ser consciente de que el otro también puede hacerse cargo completamente de si mismo. Y eso te da la comprensión instantánea de que no puedo hacer sufrir al otro.

Porque la idea de que puedo hacer sufrir al otro parte de la base de que el otro puede hacerme sufrir a mi. Pero eso no es verdad. Cuando yo soy capaz de atenderme completamente, de darme lo que necesito en cada momento, de escucharme, de sostenerme, de acompañarme, de apoyarme, de estar conmigo, de aceptarme plenamente, entonces es que podemos decir que la identidad personal está perdonada.

Entonces es mucho más fácil relacionarse. Porque las relaciones ya no parten de la premisa de que el otro tiene que darte algo. Sino que cuando ocurren, puedes DARTE, dar eso que es, eso que tú eres en cada relación en la que tú te encuentras. En este sentido la idea de que puedo hacer sufrir a otro se cae porque descubres que nadie puede hacerte sufrir.

Y es MUY liberador. Por eso es que tu proceso personal te está llevando a ese reconocimiento de conocerte a ti mismo, de aceptarte a ti mismo, de atenderte, de permitirte ser, de permitirte expresar lo que viene, lo que surge. Eso es parte de la sanación porque es parte del proceso de aceptación de uno mismo a este nivel. Al nivel de la identidad personal.

Solo cuando podemos perdonar la identidad personal es que podemos entrar en contacto con la esencia de lo que somos. Mientras estamos todavía luchando con la identidad personal, pensando qué está bien, qué está mal, juzgándola, tratando de cambiarla, de modificarla, de mejorarla, de todo eso, es imposible entrar en contacto con la esencia. Porque estoy luchando con un fantasma. Toda mi atención está puesta en lo que no soy.

Entonces la experiencia de lo que soy no puede darse. Porque estoy totalmente enganchado ahí. Dándole credibilidad y verdad a la apariencia, a lo fenoménico, al «maya» al final. Esto es lo que nos lleva a darnos cuenta de que estamos distraídos con el mundo y mientras estoy distraídad con el mundo, no puedo tener la atención puesta en mi, para que eso que Yo Soy se manifieste.

No Comments

Post A Comment